Canciones para sobrevivir LXX – Septiembre 23, 2018

¡Setenta semanas de esto! Hoy no escribo, sólo les dejo la lista. Short and sweet!

Anuncios

Canciones para sobrevivir LXIX – Septiembre 16, 2018

Me preocupa que el mundo no tenga a Charles Bradley. Me preocupa que su nombre sea sólo el nombre de un hombre negro que murió y no el nombre que contiene esa voz maravillosa. Me preocupa que haya gente que viva sin escucharlo. Me preocupa que la música se muera.

Pero eso no pasará. El pop está en buenas manos. The Goon Sax, Cedric Burnside, St. Paul & The Broken Bones son sólo algunos nombres detrás de esas manos. Estoy seguro de que para algunos de ellos la voz de Charles Bradley también es importante, porque así son los caminos de la música.

Paul Weller deja atrás sus pequeños desplantes y homenajea a Bowie como deberíamos hacer todos. Los (brillantes) Sleaford Mods publicaron otro descaradísimo EP y The Blaze debuta con lo que podría ser una dulce colección de soundtracks para ver al horizonte al atardecer.

No hay de qué preocuparse. Charles Bradley no está, pero dejo su voz, que sólo muere cuando dejamos de escuchar.  Sí, leyeron bien. La vida se acaba cuando dejamos de escuchar. Bueno, eso ya lo saben. Quienes pasan por aquí ya lo saben.

Canciones para sobrevivir LXVIII – Septiembre 9, 2018

Sucumbí al hype y compré el nuevo videojuego de Spider-Man. Estaba todo planeado. Decidí que el fin de semana no trabajaría y me dedicaría un buen rato a jugar. Mala suerte. Mi único control de PS4 se descompuso de la nada; la membrana de grafito que permite cerrar el circuito conductor que hace que funcionen los botones parece haberse salido de posición o desgastado por algún motivo. Al menos eso sospecho, pero no pude comprobarlo porque para desarmar el control e intentar arreglarlo necesito un destornillador de una medida muy pequeña que no tengo.

El día comenzaba a joderse. Me llamaron de la oficina para encargarme algunas ocurrencias, así que el tiempo que pude haber tenido para conseguir el destornillador se evaporó. Ante esta circunstancia y el hecho de que arreglar en control es sólo una posibilidad, decidí comprar uno nuevo en Amazon, pues mi intención al comprar Spider-Man era no perderme del event-game del momento (no lo vuelvo a hacer, regresaré con rigor al viejo régimen paternal de “hasta que lo termines no compras otro”). La inflación es terrible. Los controles están carísimos. Mi presupuesto del mes, no apretado, pero sí limitado, se salió de control por eso. Pero no sospechaba que la mala suerte venía en combo.

Entre otras cosas que no me dejan tranquilo, mi casero me visitará hoy y sospecho que su intención es subirme la renta o pedirme que desocupe el departamento, pues justo toca renovar contrato. Y como soy muy paranoico, siento que debo limpiar el lugar muy bien, a ver si con eso evito que me mande al carajo (adiós tiempo libre), pues una mudanza podría joderme la vida. Definitivamente no quiero esa presión por ahora.

Además, el desayuno me hizo daño. Puf. En fin. No queda sino sobrevivir y de eso se trata esta lista.

Llegó el nuevo álbum de Spiritualized y lo sentí muy optimista, tal vez demasiado. Pero aún es algo familiar y reconfortante. Igual que Paul McCartney, que regresó con un material muy feel good que todavía debo recorrer un par de veces antes de tener una opinión definitiva.

Me gusta mucho el doble bombo en una batería y eso casi siempre significa música del diablo que es donde entra Pig Destroyer, cuyo nuevo álbum es de mis top picks de la semana junto a Honey Hahs, que no  podrían ser más distintas; pop quirky y girly es de lo que se tratan y, para despertar curiosidades, les cuento que sus integrantes tienen 11, 13 y 16 años. Hansonesque.

Incluí en la lista Feels Like Summer de Childish Gambino aunque es una canción que se publicó hace dos meses. Se me pasó y no la escuché hasta el domingo pasado gracias a que se estrenó el excelente video animado que la acompaña.

El resto de la lista está muy esquizoide, pero igual es una gozada con el ocasional altibajo, porque así son el presente, la música y la vida. Dale play, que seguro hay algo para ti. Y a sobrevivir. No queda más.

 

Canciones para sobrevivir LXVI – Agosto 26, 2018

La semana pasada fue una locura con tanta música nueva, así que en ésta el ritmo bajó un poco y en general hubo muy poca emoción… ¡Mentira! ¡Salió Go To School, el nuevo álbum de The Lemon Twigs! ¡Qué más pinchechigadamadre quieren! Ya, escúchenlo y nos leemos en una semana.

Ok, ok. La verdad es que esperaba que esos chicos me sorprendieran tanto como con su álbum debut. Y, pues, no. Pero, al no explotarme la cabeza instantáneamente tuve que volver a escucharlo. Y luego otra vez. Y otra. Y otra. Total, ya lo he escuchado siete veces y es muy grandioso. Tiene Beach Boys, tiene ELO, tiene Devo, tiene XTC, tiene Abba, tiene drama, tiene 60s y 80s y no sabe de reglas, es una enorme, brillante y gloriosa joya pop. Los D’Addario son unos genios que usan sonidos muy familiares para llevarnos a lugares en donde nunca hemos estado.

Pero hubo más emoción esta semana. Conocí a una banda italiana de postpunk, pioneros de nicho, de principios de los ochenta y se llaman Polaroid. Ya sé, no se tratan del presente, pero molan. Al parecer sólo tienen un álbum y es justo mi taza de té.

Otro descubrimiento: Muertos. Son una duo londinense, cuyo 50% es una chica queretana llamada Diana Avis. Se nota que mamaron mucho shoegaze y son mi cosa nueva favorita.

El resto de la lista está lleno de buenos álbumes. Obviamente deben escuchar lo nuevo de Blood Orange. También hay álbum nuevo Marquis Hawkes, quien ya tiene algunos años de hacer house de ese que nos gusta a los viejitos. Lo demás es mucho pop, pero del bueno. Claro, con el ocasional altibajo, pero bueno. Nada más. A escuchar.

Canciones para sobrevivir LXV – Agosto 17, 2018

La edición número 65 de Canciones para sobrevivir es la torta cubana de mis playlists; trae chingos y de todo. Y es que esta semana además de haber muchos estrenos, me puse al corriente con algunos lanzamientos que se me pasaron y me topé con algunas reediciones imperdibles.

Como es demasiado, no les voy a platicar de todo, pero si les digo que mis top picks son los álbumes de Marissa Nadler, Mitski, Dizzy, Orquesta de las Nubes y aunque salieron hace semanas, lo nuevo de Flex Matthews y Damu The Fudgemunk. Pero el lugar de honor se lo lleva Blacklab, oscuridad hecha por dos chicas japonesas. También el EP de Jitwam es obligatorio. En cuanto a sencillos, Cypress Hill, The Just Joans y SadGirl son los aderezos que saben al futuro cercano.

Hay un par de casos inusuales esta semana. Lo nuevo de Animal Collective me gustó mucho porque dejaron la marihuana y en su lugar descubrieron otras drogas del mal, de esas que provocan suicidios y, bueno, ahora son oscuros y más complicados, así que sólo se los recomiendo a quienes les guste las malteadas bien espesas. Por otro lado mucho más popero, STRFKR sacó una versión hecha de remixes de su álbum Being No One, Going Nowhere que salió hace un par de años y debo decir que me gustó más la colección de remezclas que el álbum original.

Finalmente, se reeditaron Our Garden Needs Its Flowers de Jess Sah Bi y Peter One y Help Your Satori Mind de Cosmic Invention. Cosas internacionales para musicófagos de monóculo y bombín. Además de eso hay más pop, más ruiditos, más gritos, más trompetas angelicales y trombones diabólicos.

You are invited!

Canciones para sobrevivir LXIV – Agosto 12, 2018

Tuve algunos problemas técnicos y se me hizo tardísimo para publicar esto, pero no iba a quedar mal con la playlist. En fin, que el fin de semana no me alcanzó para nada y todavía tengo cosas por hacer así que no escribiré casi nada.

Regresó Spiritualized con un adelanto de lo que será su nuevo álbum. De lo que no se deben perder: Miles Kane y Rosko. Sunn 0))) también tiene álbum nuevo y yo lo disfruté, pero no es algo amigable con el formato de lista, así que si les gusta la música oscura y aburridota, allí tienen.

No más. ¡Play!

Canciones para sobrevivir LXIII – Agosto 5, 2018

Hay una lección que debo aprender y es no ignorar a Cloudberry Records. De haber aprendido eso hace tiempo no me habría perdido durante meses de Deals at the Crossroads, un sencillo que salió hace meses de una banda sueca llamada Salt Lake Alley. Tal vez voy a sobrevenderla, pero es que la amé. Es una de esas canciones que me hace sentir que todo importa y que el pop nos salvará. Y no está en Spotify, así que la dejo como apéndice desde Soundcloud.

La cosa sigue de sencillos. Esos héroes llamados Sleaford Mods estrenaron canción esta semana. Estamos hablando de Sleaford Mods, no hace falta decir nada más, ustedes simplemente le dan play. Siguen Stats y Mike Krol; pop para bailar y pop de guitarras respectivamente. Prometen.

Llevo dos semanas dándole tiempo al nuevo álbum de James. No es malo, lo disfruté, pero me provocó ese peculiar efecto de algunas bandas longevas cuyos nuevos materiales me hacen desear escuchar más sus discos viejos. Y la voz de Tim ya no es la misma.

Además de los sencillos, mis favoritos de la semana fueron Gulp y Atmosphere. Gulp hace pop dreamy lleno de synths. Aunque no me habían parecido destacables con su anterior álbum, éste no me suelta y ya le he dado varias vueltas.

Por otro lado, Atmosphere no es algo a lo que regrese de manera muy recurrente, pero cuando los escucho siempre pienso “mierda, son muy buenos, debería escucharlos mucho más seguido” y eso volvió a pasar con su nuevo release. Atmosphere es hip hop con toques muy clásicos que parecen salidos de los late 80s, pero su parte lírica está llena de humor y muchas veces presentan estructuras narrativas muy entrañables. Tienen algo que me recuerda a The Fall, si Mark E. Smith hubiese sido un tipo mucho más articulado. Me gustó muchísimo su nuevo material.

Un tercer top pick es The Black Delta Movement, porque yo no puedo estar sin guitarras y esos duderinos las traen y, mejor aún, las traen con poquito cochambre y cuando hablamos de tacos o de garage eso es algo bueno.

Dos lanzamientos discutibles esta semana. Primero Helena Hauff que en mi opinión trae un nuevo álbum buen-ish, pero monótono. Se trata de un acid house muy cercano al synth pop que es emocionante por algunos minutos nada más, pero si lo dosificas, no está mal.

Y la monotonía también le pesa a Houndmouth. Hacen buen rock pop, estrenaron canciones buenas, pero sólo quiero escuchar una a la vez. Es algo muy Siglo XXI y esta época fragmentaria no es amiga de las grandes obras, sino de las golosinas empalagosas.

La lista cierra con Shy Boys, que les gustarán a quienes disfrutan de las cosas más tranquilas de The Shins.

Play.

Canciones para sobrevivir LXII – Julio 29, 2018

Éste fue uno de esos fines de semana en los que el tiempo simplemente no alcanza. Hice muchas cosas hogareñas y de trabajo que tenía pendientes, pero ni remotamente terminé todo lo que quería/debía hacer y eso incluye esta playlist que como notarán llegó muy tarde.

Seré breve. La lista abre con un top pick, el nuevo track de Brockhampton que es una fiesta. Ojalá sigan así, creo que son la propuesta más divertida del hip hop.

Los otros top picks son el nuevo EP de Underworld e Iggy Pop y tres lanzamientos japoneses. Lo de Underworld e Iggy es fruto de la convivencia que tuvieron durante la producción del soundtrack de Trainspotting 2. Las japocosas que deben escuchar son: Tohru Aizawa Quartet, jazz extrasabrosón; Takeshi Kalamaro, una mezcla caótica de postpunk jazz, noise y más cosillas; y finalmente Grimm Grimm, cuyo nuevo álbum salió hace ya un mes, pero realmente me gustó mucho su pop dreamy.

Más allá de eso, la mitad de New Order se juntó con la mitad de Devo para formar ShadowParty. Hay que escucharlo, pero no me cautivó. Les dejo también a dos bandas australianas, una novata y otra ya más curtida. Phantastic Ferniture hace rock pop y logran tener algunas buenas melodías. Deaf Wish es una banda ya con un camino recorrido (están firmados por Sub Pop) y hacen rock con tendencias al punk, al grunge y son buenos cuando tocan macizo y no se complican mucho.

Para terminar un cover que hizo Andrew Combs a You And Whose Army? de Radiohead. Nada especial, pero bonito. ¡Play!

 

Canciones para sobrevivir LXI – Julio 22, 2018

La semana pasada salió la nueva canción de Metric, que es una adelanto del álbum que publicaran en, creo, agosto. Me gustó, pero olvidé incluirla en la lista de la semana pasada y parece que por fin se redimirán conmigo.

En esa misma onda de ponernos al corriente les dejo algo de Apollo Brown y Denzel Curry; el primero muy clásico y con buen flow, el segundo de lo mejorcito de la tendencia del mumble. En cosas de producción, me parece que ambos decoran muy bien sus beats y vale la pena que los escuchen aunque sus últimos releases son de hace ya un par de semanas.

Otra cosa atrasada que considero que vale la pena es una banda llamada Mouse on the Keys. No los conocía, los he escuchado poco, pero me gustaron. Creo que son japoneses y hacen una mezcla entre electrónica chill, post-rock, jazz y cosas latinas. No sé si de eso se trata toda su obra, pero hay que explorarla.

En sencillos, esta semana Honey Hahs y Drahla se llevaron mi atención. Pop guitarrosito y post-punk respectivamente. Los tendré en mi radar para cuando saquen algo de larga duración.

Para entusiastas de los géneros toca destacar tres álbumes. En punk, Nose Picker de Negative Scanner; en pop/R&B funky, Hive Mind de the Internet; y en su peculiar bluegrass pop, All Ashore de Punch Brothers. Buenos álbumes los tres, pero creo que por su naturaleza estilística son empalagosos y se extienden demasiado.

Mis favs de la semana son tres. Noonday Underground regresa tras descansar algunos años con un álbum que suena contundente y descaradamente a los tardíos noventa. Sé que eso puede sonar lame AF y desgastado, pero, joder, hacen que funcione muy bien. Para quienes no conocen a Noonday, suenan a soul de los 60 que se encuentra con con Deee-Lite y, pues, son oro mod.

Número dos. El alt-pop intenso y sabroso de Meg Myers. Desde que la escuché en 2015 me pareció como una Lorde que sí salió bien. Bueno, eso es injusto, porque Lorde me parece buena, sólo un poco inflada de más. La Myers tiene en sus canciones lo que me parece una fuerte influencia de shoegaze y post-rock, claro, en un grado accesible para un público más popero, y un toque de dramatismo como de Marina Diamandis. Obvio me gustó mucho, porque I’m a sucker for all that shit.

Para terminar, algo más oscuro. Me encantó el nuevo álbum de Pram. Esta vez juegan con todos esos sabores de las guitarras atmosféricas que nos gustan a los necios de la música y que son de mis favoritos para estas listas. Pero como no todo puede ser Ride y GY!BE, allí es donde entra Pram, que le entran a la psicodelia, al jazz y más cosas que casan bien con el shoegaze y el post-rock cuando se hacen bien. Across The Meridian se titula el álbum y está muy sensual.

Listo. No queda sino escuchar y sobrevivir.