Canciones para sobrevivir CVI – Mayo 12, 2019

Panas, estoy de visita en casa de mis viejos y eso siempre es mucho bla bla bla con mi madre y no me deja escribir a gusto, así que vamos directo a la música.

Fue una semana de muchos lanzamientos y, más importante, muchos que me gustaron. Los platos fuertes de la semana son las canciones nuevas de IDLES y El Shirota. Los álbumes que recomiendo escuchar completos son los de VR Sex, Rev Magnetic, Death and Vanilla y Daddy Long Legs; atmósferas, texturas y aspereza siempre son apreciadas por estos rumbos, sin que falte nunca un poco de good ol’ rock and roll.

Allí tienen, denle al play y sobrevivan.

Anuncios

Canciones para sobrevivir CIV – Abril 28, 2019

Dos años. Desde hace dos años he compartido una playlist cada semana sin falta. Muy pocas personas leen mi blog y son menos las que escuchan las listas. A pesar de la reducida audiencia es un trabajo que he incorporado a mi rutina y lo disfruto, aunque, francamente, sí me gustaría que más gente las aprovechara solo para conocer más música, porque, la verdad, “trabajo” mucho en ello.

Lo que hago cada semana es consultar las listas de los álbumes y sencillos que se publicarán el siguiente viernes en los canales comerciales (tanto los discos como los servicios de streaming estrenan novedades cada viernes en la mayor parte del mundo). Con esa lista hago una preselección de lo que escucharé durante la semana; me mantengo dentro de la música pop, sólo en algunas ocasiones exploro los estrenos de jazz o de composición moderna si es que se trata de algún músico que ya conozco o si me llama la atención algún título o portada. Luego de eso, casi siempre los sábados, descargo (sí, descargo) todo lo que logro encontrar de la preselección en Soulseek, torrents, Mega, sitios que se dedican a subir música y en Bandcamp. Sí, cosas ilegales. Lo sorprendente es que prácticamente toda la música está disponible en esos sórdidos canales antes de su publicación oficial. De hecho, de no ser por eso, no podría hacer mis playlists tan frescas.

Trato de descargar todo en formato FLAC para tener la referencia de mayor fidelidad sobre la música de estreno, aunque muchas veces me tengo que conformar con archivos MP3. Son pocos los materiales que no logro descargar antes de su estreno. Una vez que termino de descargar, toda esa música se va a mi teléfono y comienza la parte más laboriosa y divertida, pues durante toda la semana escucho música en todo momento posible: en el trabajo, durante los trayectos, mientras cocino,  en el súper y todo eso. Prácticamente sólo dejo de escuchar música cuando estoy en juntas, cuando tengo que hablar directamente con alguien, en el cine o cuando veo TV. Me siento feliz por poder escuchar tanta música.

Prácticamente todos los días escucho un mínimo de diez álbumes nuevos, además de algunos otros que ya conozco. Son pocas las semanas que alcanzo a escuchar todas las descargas, el mundo está lleno de música. Mientras escucho, hago anotaciones sobre qué canciones me gustan de cada álbum para que sean candidatas a entrar en la lista; el criterio es simplemente que me gusten, no hay más, aunque si tengo un sistema de ratings personales, pero eso sólo es para mí. En realidad a la selección preliminar de canciones llegan muy pocas cosas en relación a todo lo que escucho, aunque a veces no lo parece, no soy una audiencia fácil. Cuando llega el viernes tomo la selección preliminar de canciones y reviso cuáles llegaron Spotify y comienzo a armar la lista que publicaré el domingo. Aproximadamente un 30% de mis selecciones no llegan a Spotify; en casos así debo revisar si los temas que quiero compartir están en Bandcamp o en alguna otra plataforma que permita su streaming a través de mi blog. Con las canciones que sí llegaron simplemente resta ponerles orden, porque quienes hacemos listas lo vemos como una narrativa y tratamos de crear una experiencia grata y cohesiva que represente como proponemos disfrutar de la música. A veces no quedan tan bien. Hay ocasiones que saco de la selección alguna canción cuando siento que me echo a perder el flow de la playlist. Muchas veces ese flow no existe, porque mi selección es demasiado dispersa o porque no tuve tiempo de cuidar ese detalle.

Y es así que hago estas playlists, en parte por disciplina, porque me gustan los sistemas y los hábitos que mantienen mi vida en orden y esto, además, me ha enseñado a mantenerme en el presente, a entender como se transforma la creatividad, para bien y mal, en el espectro del hoy. La música es una de las muchas formas en que experimentamos el mundo, es uno de los canales de conexión que tenemos con la realidad. Para mí es el más importante al lado de la narrativa; yo entiendo al mundo a través de historias y canciones, las experiencia que me importan yacen allí. Por eso dedico tanto tiempo a ello, por eso trato de hablarles al respecto a través de estas listas.

A algunos les parecerá abrumadora esta disciplina de búsqueda de música nueva, dirán que el tiempo no alcanza o que ya tienen sus favoritos y con eso basta. Pero yo no soy así, quiero conocer más siempre, quiero morir en el presente. Atesoro el pasado, pero creo que existe la “nostalgia de la mala” y ésta surge cuando el recuerdo se vuelve una comodidad que desconecta, un falso lugar seguro. Pero si no dejas que se ponga rancia, la nostalgia es otra conexión hacia el mundo, te enseña de donde vienen y hacia donde van las cosas; el tiempo es circular y la novedad está tanto en el ayer como en el mañana. Por eso una playlist no basta, por eso comparto lo que descubro, para descubrir lo que podría ser nuestra nostalgia en algunas décadas. Por eso no dejen de dar play, dejen caer la aguja, los discos que no giran se empolvan.

Stay young.

Canciones para sobrevivir CIII – Abril 21, 2019

No me gusta perpetuar el estereotipo de “malos en matemáticas” que yace sobre quienes estudiamos humanidades, pero eso está difícil cuando algunos inútiles ni siquiera podemos mantener sin errores una cuenta de uno en uno.

Y es que esta semana se suponía que llegaría la edición número 100 de esta playlist, pero al revisar el calendario me di cuenta de que había algo raro… La cagué. Por error retrocedí tres lugares en el número de edición hace como seis meses y eso continuó hasta esta mañana en que lo noté. Entonces, nada de 100, estamos en la playlist número 103. Nos perdimos de esa satisfactoria sensación completista de los números enteros. Pero no todo está perdido, porque descubrí el error justo a tiempo para celebrar la edición 104 la próxima semana que, por supuesto, marca el segundo aniversario de esta playlist. Bueno, dejemos eso para la próxima. Aquí tienen la música. Play, play, play.

Mis top picks: Fat White Family, Diane Coffee, Deadly Avenger y Carla del Forno.

Canciones para sobrevivir XCVIII – Abril 06, 2019

Ésta fue otra de esas semanas horribles. Al menos mi computadora ya está funcional al 100% y oficialmente he regresado al coleccionismo de vinilos. Y hubo mucha música nueva.

La verdad es que esta semana no me dejó tan satisfecho en cuanto a música. La mayoría de los álbumes que les dejo en la lista tienen su encanto y contienen varias canciones muy buenas, pero les falta emoción, entonces, se sienten uniformes y eso me hizo disfrutarlos en pequeñas dosis, pero el paquete completo me pareció demasiado pesado.

Sí hubo algunas joyas que deben recetarse completas: Weyes Blood, Cherry Pickles, The Drums y Francesca Lombardo. Son mis top picks. Ahora denle play, que tengo muchas cosas por hacer.

Canciones para sobrevivir XCVII – Marzo 31, 2019

Por poco y no llega esta lista. Mi computadora se descompuso y todo el sábado se me fue en tratar de repararla.

Normalmente el sábado hago la selección final de los álbumes y las canciones que entran a la playlist; semanalmente escucho algunos centenares de canciones nuevas y selecciono los álbumes y temas que más disfruto o que me sorprenden. Reducir esa lista a las diez o veinte que más me gustaron (y que estén en Spotify, Bandcamp o YouTube para compartirlas) es un trabajo que lleva algunas horas. La lista de esta semana quedó algo corta y me pregunto si fue porque hice la selección final con prisa o si no hubo muchas cosas que me llenaran el oído en estos días. Supongo que tendré que repasar la semana; el tiempo no debe quedarse con las canciones que necesitaré durante los cuatrocientos años que planeo vivir.

Bueno, Billie Eilish es el sabor del mes. Ella es como los Takis Fuego; se trata de algo cuidadosamente empacado, fue diseñada y producida para querer más después una probada, es, claramente, producto de un preciso ballet de marketing, pero en el centro de eso hay algo rico y true que ha tomado por sorpresa al mundo. Billie vino a ocupar el lugar que tuvo Lorde hace 6 años, pero con una aproximación más juguetona y street. Su álbum sin duda es muy bueno, es un pop que no sabe de etiquetas, así que quítense los prejuicios y a disfrutar de la amalgama.

Mis otros dos favs de la semana son el tercer álbum de Chris Cohen (el ex-Deerhoof) y lo nuevo de The Underground Youth. Ahora, play.

Canciones para sobrevivir XCVI – Marzo 24, 2019

Una lista muy nutrida para esta semana. La cosa grande en esta ocasión es, desde luego, el nuevo álbum de La Casa Azul, porque ya hacía falta el regreso de ese geniecillo llamado Guille Milkyway. El álbum es de campeones, puro hit, pero no es de clásicos instantáneos; seremos conquistados poco a poco como ocurrió con La Polinesia Meridional. En ese mismo calibre tenemos el nuevo álbum Ibibio Sound Machine. Joya, les digo. También recomiendo mucho lo nuevo de Crows para sensibilidades más estridentes.

El pop contemporáneo trae un par de álbumes nuevos que merecen su atención. Son los de Tamaryn y Nilüfer Yanya. Hay que pizcar los temas realmente buenos, pero son platos que debe girarse de principio a fin, porque es el presente y debe ser escuchado.

Esta semana trajo mucho rock pop y en estos tiempos esa etiqueta no es para todos, pero si buscas melodías y guitarras dale una probada a los lanzmaientos de We Show Up On Radar, Wallows, Jenny Lewis, Andrew Bird, Honeyblood,  Strand of Oaks, Ex Hex y Buffalo Postcard. Todos traen buenos materiales, con algunas melodías brillantes, pero también el ocasional altibajo. No meto a Fat White Family en ese grupito porque creo que tienen alcances mayores y también tienen sencillo nuevo que me gustó mucho.

Soy muy fan de Sleeper, no puedo evitarlo. Estrenaron álbum, está lindo, pero no es la gran cosa. Nostalgia para iniciados, la verdad. La cosa cierra con el cover que hicieron Love of Lesbian y el siempre nasal Iván Ferreiro a La Fuerza del Destino y es que se trata de mi canción favorita de Mecano. Inevitable. A escuchar.

One more thing…

Tengo que compartirles un par de músicas mexicanas que no están en Spotify. Compren estos álbumes digitales en cuanto puedan, no sean ingratos.

Primero el EP títulado México 86 de la banda cholulense Montecarlo 88 a quienes conozco por Arturo Uriza, uno de sus integrantes y también locutor, selecter, exyoutuber y una de las tres o cuatro personas cuyas opiniones musicales me parecen respetables in the whole wide world. A los Montecarlo les voy a colgar la etiqueta de krautxicans o post-kraut wave, para que sepan qué es lo que hacen y lo hacen muy bien.

Segundo. Soy Piedra, el nuevo álbum de Belanfonte Sensacional. Sin pedos su mejor trabajo hasta ahora. Siguen con ese rock folkish que coquetea con la baja fidelidad y en el que se filtra el espíritu del alt country, el blues y hasta algo de punk. El sonido final de Belafonte es peculiar; tiene una esencia rural, pero hermanada con el concreto de las ciudades mexicanas, como si una banda de adolescentes de suburbio intentaran componer canciones rancheras en un garage. A eso suenan y es extraordinario.

Canciones para sobrevivir XCV – Marzo 17, 2019

 

Woah. Ya se acerca en serio la edición 100 de esta playlist. Y pensar que aquí sólo llega una pequeña fracción de toda la música que escucho. Por un lado, me maravilla el que exista tanto por escuchar; por el otro, me acongoja el hecho de que estar a la caza de música nueva a veces  me impide empaparme de novedades que podrían crecer en mi gusto. Vaya encrucijada, pero así es la música ahora: fugaz, fugaz, fugaz.

Sólo la música más poderosa sobrevive. De los cientos de releases de la semana, aquí encontrarán lo que más me gustó y de eso mis top picks son Blaqk Audio, que traen una fiesta potente, Snarky Puppy, que hacen jazz en un nivel accesible para los no iniciacios como yo, y, sorpresivamente, disfruté mucho el álbum colaborativo de Karen O y Danger Mouse.

En segundo orden esta semana pongo a The Comet Is Coming y The Brian Jonestown Massacre, que regresan con su vieja y confiable fórmula que, al menos a mí, todavía resulta agradable.  Como bonus les dejo el cover que hizo Ezra Furman a The Devil’s Haircut de Beck; no es nuevo, pero apenas escuché ese álbum esta semana.

Ahora, play.