Canciones para sobrevivir LXXIII – Octubre 14, 2018

Esta es una semana suavecita. La selección de la semana es bastante laid back y muy pop. También un poco melancólica.

Regresó Kurt Vile. Regresó Elvis Costello con Burt Bacharach en el piano. Y esos son mis top picks junto con el álbum debut (creo) de Parcels y lo nuevo de Jaakki Eino KAvlevi y de (esto fue mi favorito de la semana) de Uncle Acid & The Deadbeats.

Vamos, también me gustaron mucho los nuevos trabajos de John Grant, Connan Mockasin y Lily Konigsberg, pero creo que disfrutarlos depende mucho de entrar previamente en un mood específico.

Colé por allí a una banda de metal que no conocía llamada Bosse-de-Nage. Su último álbum salió hace unos meses y voy a revisar lo que han hecho. Me gustaron.

Tenía ganas de algo de country true y melancólico y justamente me toé con un tipo llamado Colter Wall que justamente juega ese juego y su voz es de esas que suenan a noche desértica.

Esta es la semana. Escuchen el presente.

Anuncios

Canciones para sobrevivir LXXII – Octubre 7, 2018

Se ha hecho costumbre las últimas semanas que por fastidio o falta de tiempo no escribo casi nada para acompañar las playlists. Y esta semana no será diferente. Así que sólo les dejo un montón de música muy emocionante y bien fresquita.

No dejen de escuchar completos los álbumes de Fucked Up, Death Valley Girls, Yan Tregger y Ben Pirani.

Y ya. Escuchen. Stay young.

Canciones para sobrevivir LXXI – Septiembre 30, 2018

Éste ha sido un fin de semana de mucho trabajo. Ayer trabajé de siete a siete y eso definitivamente no está padre en sábado. Total. Acabé muy cansado y me quedé dormido mientras terminaba esta lista anoche.

Es una de esas semanas muy abigarradas. No hay grandes nombres, ni clásicos instantáneos. Esta semana se trata de música pop que exige compromiso. Hay melodías, hay ruido, hay texturas y cadencias extraordinarias, pero van a tener que masticarlas.

Mis favoritos de la semana son Hater, Gaika y Exploded View, pero todos estos álbumes tienen joyas discretas. Sobreviven quienes saben encontrar esos pequeños tesoros.

Canciones para sobrevivir LXIX – Septiembre 16, 2018

Me preocupa que el mundo no tenga a Charles Bradley. Me preocupa que su nombre sea sólo el nombre de un hombre negro que murió y no el nombre que contiene esa voz maravillosa. Me preocupa que haya gente que viva sin escucharlo. Me preocupa que la música se muera.

Pero eso no pasará. El pop está en buenas manos. The Goon Sax, Cedric Burnside, St. Paul & The Broken Bones son sólo algunos nombres detrás de esas manos. Estoy seguro de que para algunos de ellos la voz de Charles Bradley también es importante, porque así son los caminos de la música.

Paul Weller deja atrás sus pequeños desplantes y homenajea a Bowie como deberíamos hacer todos. Los (brillantes) Sleaford Mods publicaron otro descaradísimo EP y The Blaze debuta con lo que podría ser una dulce colección de soundtracks para ver al horizonte al atardecer.

No hay de qué preocuparse. Charles Bradley no está, pero dejo su voz, que sólo muere cuando dejamos de escuchar.  Sí, leyeron bien. La vida se acaba cuando dejamos de escuchar. Bueno, eso ya lo saben. Quienes pasan por aquí ya lo saben.

Canciones para sobrevivir LXVIII – Septiembre 9, 2018

Sucumbí al hype y compré el nuevo videojuego de Spider-Man. Estaba todo planeado. Decidí que el fin de semana no trabajaría y me dedicaría un buen rato a jugar. Mala suerte. Mi único control de PS4 se descompuso de la nada; la membrana de grafito que permite cerrar el circuito conductor que hace que funcionen los botones parece haberse salido de posición o desgastado por algún motivo. Al menos eso sospecho, pero no pude comprobarlo porque para desarmar el control e intentar arreglarlo necesito un destornillador de una medida muy pequeña que no tengo.

El día comenzaba a joderse. Me llamaron de la oficina para encargarme algunas ocurrencias, así que el tiempo que pude haber tenido para conseguir el destornillador se evaporó. Ante esta circunstancia y el hecho de que arreglar en control es sólo una posibilidad, decidí comprar uno nuevo en Amazon, pues mi intención al comprar Spider-Man era no perderme del event-game del momento (no lo vuelvo a hacer, regresaré con rigor al viejo régimen paternal de “hasta que lo termines no compras otro”). La inflación es terrible. Los controles están carísimos. Mi presupuesto del mes, no apretado, pero sí limitado, se salió de control por eso. Pero no sospechaba que la mala suerte venía en combo.

Entre otras cosas que no me dejan tranquilo, mi casero me visitará hoy y sospecho que su intención es subirme la renta o pedirme que desocupe el departamento, pues justo toca renovar contrato. Y como soy muy paranoico, siento que debo limpiar el lugar muy bien, a ver si con eso evito que me mande al carajo (adiós tiempo libre), pues una mudanza podría joderme la vida. Definitivamente no quiero esa presión por ahora.

Además, el desayuno me hizo daño. Puf. En fin. No queda sino sobrevivir y de eso se trata esta lista.

Llegó el nuevo álbum de Spiritualized y lo sentí muy optimista, tal vez demasiado. Pero aún es algo familiar y reconfortante. Igual que Paul McCartney, que regresó con un material muy feel good que todavía debo recorrer un par de veces antes de tener una opinión definitiva.

Me gusta mucho el doble bombo en una batería y eso casi siempre significa música del diablo que es donde entra Pig Destroyer, cuyo nuevo álbum es de mis top picks de la semana junto a Honey Hahs, que no  podrían ser más distintas; pop quirky y girly es de lo que se tratan y, para despertar curiosidades, les cuento que sus integrantes tienen 11, 13 y 16 años. Hansonesque.

Incluí en la lista Feels Like Summer de Childish Gambino aunque es una canción que se publicó hace dos meses. Se me pasó y no la escuché hasta el domingo pasado gracias a que se estrenó el excelente video animado que la acompaña.

El resto de la lista está muy esquizoide, pero igual es una gozada con el ocasional altibajo, porque así son el presente, la música y la vida. Dale play, que seguro hay algo para ti. Y a sobrevivir. No queda más.

 

Soñé que hacía stand up…

Soñé que hacía stand up y al despertar me dio por escribir este bit:

Ya pasó casi un año del estallido del movimiento MeToo. Más allá de los aciertos, los errores, los puntos de vista, las críticas y todo eso, tenemos que reconocer que se convirtió en un parteaguas para generar un importante cambio en las dinámicas sociales y culturales. No sólo en cuestión de conciencia y equidad en el día a día, sino también en el terreno artístico y eso es muy importante para quienes amamos el cine, porque la forma de hacerlo se ha transformado a partir del surgimiento del MeToo.

Vamos, que en las escuelas de cine de Estados Unidos ya prácticamente estaban por incluir en sus cursos una clase sobre cómo chupársela a Harvey Weinstein.

Ya me imagino el temario:

Unidad 1 – Técnicas avanzadas para no poner caras de asco.

Unidad 4 – Deepthroat: un centímetro más, un millón más.

Y, pues, ya al final del curso vienen las cosas que realmente hacen la diferencia:

Unidad 11 – La gente que escupe no se lleva el Oscar.

Pero es el 2018, el mundo post-MeToo y y esas clases ahora serán el “Catecismo Incluyente presentado por Mickey Mouse”.

Canciones para sobrevivir LXVI – Agosto 26, 2018

La semana pasada fue una locura con tanta música nueva, así que en ésta el ritmo bajó un poco y en general hubo muy poca emoción… ¡Mentira! ¡Salió Go To School, el nuevo álbum de The Lemon Twigs! ¡Qué más pinchechigadamadre quieren! Ya, escúchenlo y nos leemos en una semana.

Ok, ok. La verdad es que esperaba que esos chicos me sorprendieran tanto como con su álbum debut. Y, pues, no. Pero, al no explotarme la cabeza instantáneamente tuve que volver a escucharlo. Y luego otra vez. Y otra. Y otra. Total, ya lo he escuchado siete veces y es muy grandioso. Tiene Beach Boys, tiene ELO, tiene Devo, tiene XTC, tiene Abba, tiene drama, tiene 60s y 80s y no sabe de reglas, es una enorme, brillante y gloriosa joya pop. Los D’Addario son unos genios que usan sonidos muy familiares para llevarnos a lugares en donde nunca hemos estado.

Pero hubo más emoción esta semana. Conocí a una banda italiana de postpunk, pioneros de nicho, de principios de los ochenta y se llaman Polaroid. Ya sé, no se tratan del presente, pero molan. Al parecer sólo tienen un álbum y es justo mi taza de té.

Otro descubrimiento: Muertos. Son una duo londinense, cuyo 50% es una chica queretana llamada Diana Avis. Se nota que mamaron mucho shoegaze y son mi cosa nueva favorita.

El resto de la lista está lleno de buenos álbumes. Obviamente deben escuchar lo nuevo de Blood Orange. También hay álbum nuevo Marquis Hawkes, quien ya tiene algunos años de hacer house de ese que nos gusta a los viejitos. Lo demás es mucho pop, pero del bueno. Claro, con el ocasional altibajo, pero bueno. Nada más. A escuchar.

Canciones para sobrevivir LXV – Agosto 17, 2018

La edición número 65 de Canciones para sobrevivir es la torta cubana de mis playlists; trae chingos y de todo. Y es que esta semana además de haber muchos estrenos, me puse al corriente con algunos lanzamientos que se me pasaron y me topé con algunas reediciones imperdibles.

Como es demasiado, no les voy a platicar de todo, pero si les digo que mis top picks son los álbumes de Marissa Nadler, Mitski, Dizzy, Orquesta de las Nubes y aunque salieron hace semanas, lo nuevo de Flex Matthews y Damu The Fudgemunk. Pero el lugar de honor se lo lleva Blacklab, oscuridad hecha por dos chicas japonesas. También el EP de Jitwam es obligatorio. En cuanto a sencillos, Cypress Hill, The Just Joans y SadGirl son los aderezos que saben al futuro cercano.

Hay un par de casos inusuales esta semana. Lo nuevo de Animal Collective me gustó mucho porque dejaron la marihuana y en su lugar descubrieron otras drogas del mal, de esas que provocan suicidios y, bueno, ahora son oscuros y más complicados, así que sólo se los recomiendo a quienes les guste las malteadas bien espesas. Por otro lado mucho más popero, STRFKR sacó una versión hecha de remixes de su álbum Being No One, Going Nowhere que salió hace un par de años y debo decir que me gustó más la colección de remezclas que el álbum original.

Finalmente, se reeditaron Our Garden Needs Its Flowers de Jess Sah Bi y Peter One y Help Your Satori Mind de Cosmic Invention. Cosas internacionales para musicófagos de monóculo y bombín. Además de eso hay más pop, más ruiditos, más gritos, más trompetas angelicales y trombones diabólicos.

You are invited!