The Coolest Cats in Town

Internet es para ver porno y videos de gatitos. Aparentemente el cine también lo es. Hoy desperté con ganas de hacer contenido más basura de lo que normalmente encuentran aquí y por eso decidí adoptar el formato de lista a lo Buzzfeed. El tema: los gatitos más cool del cine y la TV.

JONES (Alien, Ridley Scott, 1979)

El único pasajero de la Nostromo que se mantiene überchill frente al xenomorfo. Toda su actitud en la película es como “bitch, you better zave me and better be quick”.

CHURCH (Pet Sematary, Mary Lambert, 1989)

Church es un gatito zombi. Revivió porque enterraron sus restos en un cementerio indio y, bueno, he’s gonna fuck you up. Es lo más fluffy de ultratumba.

CLOVIS (Sleepwalkers, Mick Garris, 1992)

Clovis lidera un ejército de gatos contra unos vampiros felinoides llamados Sleepwalkers que se alimentan de la energía vital de las vírgenes. Todo un sheriff de lo paranormal. ¿Puede ser más cool?

Clovis con Stephen King.

GENERAL (Cat’s Eye, Lewis Teague, 1985)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El tercer gatito de Stephen King en esta lista. La suerte de este gato está muy pronunciada hacia hacerlo presenciar eventos sórdidos. The Cat’s Eye es una película semiantológica en la que General es testigo de las historias, hasta el final en que el se convierte en el héroe que debe salvar a la niña que lo adopta de una criatura paranormal. Un clásico de Cinepermanencia de Canal 5 con un gato muy cool.

GATO BLOFELD (en varias películas de James Bond)

Este minino exuda maldad y opulencia. Es personalidad y accesorio a la vez. Tienes que tener mucho mojo para que el supervillano líder de la organización maligna Spectre se tome el tiempo de acariciarte estilosamente.

FRITZ (Fritz The Cat, Ralph Bakshi, 1972)

Fritz es una gandul citadino que sólo va por allí procurándose sexo y vicios. Y era bueno en ello, por eso su película original fue el primer feature animado en recibir una clasificación X. Es como Hanna-Barbera gone wrong… Or right.

THE GHOST Y THE DARKNESS (The Ghost and the Darkness, Stephen Hopkins, 1996)

Hubo una película con Val Kilmer y Michael Douglas sobre estos leones come hombres de Kenya a finales del siglo XIX. Están basados en una historia real-ish; se dice que 135 víctimas les valieron el apelativo de los “Comehombres de Tsavo”. Lo que me gusta es el tono paranormal que tienen los leones en la película, donde son tratados como encarnaciones del mal. Sus nombres sí están cool. Y se supone que así eran en realidad:

ORION (Men in Black, Barry Sonnenfeld, 1997)

Un felino bastante chill. Su nombre mola, simplemente suena fresco. Y bueno, porta una galaxia completa como accesorio; es un concepto muy ñoño e impresionante y es la pieza de swag definitiva.

SALEM SABERHAGEN (Sabrina: The Teenage Witch, 1996)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nunca fui seguidor de Sabrina. Melissa Joan Heart sólo estuvo en mi vida cuando era Clarissa y lo explicaba todo. Y si de sabelotodos se trata, allí estaba Salem. Lo cool sobre él es que se trataba de un hechicero maligno condenado a una vida suburbana en forma de gato por intentar apoderarse del mundo mortal. Eso y que en la serie jugaban mucho con este puppet; le ponían muchos disfraces y lo colocaban en muchas situaciones locas. De hecho, creo que era lo único gracioso de la serie.

LEONES DE VOLTRON (Voltron/Beast King GoLion, 1981)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Uno de los mejores juguetes que se podía tener en los 80, eran las figuras transformables de Voltron. Cinco tanques con forma de león que al transformarse y combinarse podían formar al defensor del universo. Sí, el Megazord de Power Rangers es un rip off completo de Voltron y sus componentes felinos. Nunca tuve estos juguetes y todavía se lo recrimino a mi madre siempre que hay ocasión.

“CAT” (Breakfast at Tiffany’s, Blake Edwards, 1961)

Uno de los plot devices más conocidos en la historia del cine. El gato es una especie de reflejo de Holly Golightly, pero no voy a explicar eso aquí. Lo cierto es que es uno de los mejores actores animales ever; su nombre real era Orangey.  Es sólo un gato encantador que pudo hangear con la también encantadora Audrey.

CHESHIRE (Alice in Wonderland, Clyde Geronimi/Wilfred Jackson/Hamilton Luske, 1951)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un payaso creepy. Bueno, casi todos los payasos son creepy. Pero éste es felino y tiene poderes mágicos. No sabemos si juega para el equipo del bien o del mal. Tal vez es un agente del caos que sólo quiere ver al mundo arder.

SELINA KYLE / CATWOMAN (Batman Returns, Tim Burton, 1992)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hay muchas versiones de Gatúbela que están cool, pero la CatWoman en mi cabeza es la de Tim Burton, porque es Michelle Pfeiffer en su prime portando el más ceñido de los trajes. Es obsidiana y porcelana. Yummy. Tiene su lado paranormal; recuerden que resucita con saliva felina, así que es una especie de zombi kitten.

SHERE KHAN (The Jungle Book, Wolfgang Reitherman, 1967)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un gran gato con mucho swag. Scar de The Lion King es sólo un imitador. Khan tenía los looks y tenía los planes. Y en ese raro remake noventero llamado Tail Spin tenía todavía más swag.

CATBUS (Tonari No Totoro, Hayao Miyazaki, 1988)

Al igual que Cheshire, uno no sabe de qué lado está CatBus. Hace el bien, sí, pero hay algo maligno e impredecible en su mirada. Supongo que esa clase de mutaciones mágicas siempre inspiran un poco de desconfianza.

GATO CORLEONE (The Godfather, Francis Ford Coppola, 1972)

Hay algo en la villanía que es felino. Bueno, no sé si Vito Corleone es un villano, pero sí es un tipo poderoso y complejo. Parte de esa complejidad se proyecta a través de la sutil presencia de su gato. Es curioso como el poder acaricia a los gatos.

HAUSU DEMON CAT (Hausu, Nobuhiko Obayashi,1977)

Hausu es una delirante película japonea de horror. Trata sobre una casa embrujada… O algo así. Es indescriptible. Pero puedo decir que aparece un gato, bueno, es la pintura de un gato. Sólo véanlo, es un gato maligno. Escupe sangre. Y eso es lo único que tengo claro de la locura que es Hausu.

 

Anuncios

La camisa de Sal

Los años pasan y todavía no sé si me gusta el cine de Spike Lee. Me gusta Bamboozled, me gusta Clockers, creo que me gusta Summer Of Sam… La que definitivamente me gusta Do The Right Thing y no, no es por su relación con la cultura sneakerhead (en esa película hay una célebre escena alrededor de unos Air Jordan), aunque sí me gustan bastante los tenis que inspiró.

Air Jordan 3 “Do The Right Thing”
¡Los quiero!

Do The Right Thing es una película coral donde se presenta la volatilidad de la tensión racial en las sociedades urbanas contemporáneas en un día cualquiera dentro de un barrio negro de Brooklyn. Lo que me gusta de este relato es que los personajes tienen mucha personalidad y el vecindario es casi una caricatura; esta película es entretenida, accesible y se puede tener empatía con el discurso de Lee, algo que creo que su cine perdió posteriormente. Si van a ver una de sus películas, que sea ésta.

Uno de los personajes es Sal, el dueño italoamericano de la pizzería del barrio. Y Sal tiene una camisa negra con un patrón de cactus.

El otro día mientras veía ropa en internet (porque nerd de la ropa) me topé con que Stüssy tuvo entre su temporada spring/summer ’17 esta camisa:

¡Es el mismo jodido estampado! Considerando que Stüssy es una de las marcas core de la moda urbana no me sorprendería que esta camisa fuese un tributo para Do The Right Thing, pero en ninguna tienda o medio he visto que se haga referencia a la película, cuando este tipo de prendas normalmente hacen énfasis en su inspiración al momento de ser promocionadas.

Y ya. Sólo una curiosidad pop. Sin embargo, esta situación me deja con algunas preguntas: ¿Quién diseño el patrón? ¿Habrá registrado su diseño? ¿Stüssy le paga regalías? ¿Cuál es la situación en cuestión de derechos de autor en este tipo de creaciones gráficas, sobre todo al considerar que han pasado 30 años desde la película? ¿Será que ese patrón de cactus es un famoso diseño vintage? ¿Será una referencia pop oscurísima que no conozco? En fin, esta sólo es una historia inconsecuente para decirles que la moda es una sistema simbólico y que la ropa también es cultura.

 

Cosas que no recuerdas: Lensman

Por mera casualidad anoche me topé con el póster de Lensman y pensé: ¡yo conozco eso! Recuerdo desbloqueado. La vi en 1989. La renté en Videocentro. El título en México era Lensman: El secreto de la lente. Ahora puede verse en YouTube:

Lensman es una ópera espacial basada en una serie de novelas de sci-fi del autor Edward Elemer Smith, también conocido como E.E. Smith o Doc Smith. La saga se trata de una patrulla galáctica, formada por seres de distintos planetas, que protege al Universo de una raza alienígena ancestral que quiere conquistar todo. O algo así. Y algunos de los miembros de esa patrulla eran lensmen, tipos muy valientes y heroicos que poseen poderes telepáticos gracias a las “lentes”, unas computadoras vivientes (con quienes llevan una relación simbiótica) diseñadas por otra raza alienígena ancestral y misteriosa, pero benévola.

Bueno, en los libros es mucho más complejo que eso. Seguro por allí hay un wiki que lo explica mejor de lo que yo podría. La cosa es que la saga Lensman es realmente importante en la historia de la ciencia y la ciencia ficción. Esto es vintage. Su publicación original  fue de 1934 a 1948. Las obras de E.E. Smith han sido citadas como inspiración por científicos y escritores de sci-fi, y algunos de sus conceptos fueron el origen de ideas que eventualmente se convirtieron en ciencia aplicada e incluso procedimientos militares. Seguro que Star Trek y otras ñoñerías le deben algunas cosas a la obra de Doc Smith.

Desde luego, no sabía todo eso cuando vi el anime que aquí les comparto. Lo supe años después cuando me encontré uno de los libros de la serie en un botadero en Guanajuato. Ahora, la saga literaria tiene poco que ver con la animación; algunos conceptos son retomados, pero en realidad se trata de un rip off de Star Wars.

En realidad esta adaptación en anime no es una película, sino una serie de 25 episodios titulada Galactic Patrol Lensman producida por el legendario estudio Madhouse (los mismos de Death Note y muchas otras cosas famosas). En occidente la conocimos como película gracias a Harmony Gold, esos campeones que mezclaron tres series distintas de anime de mechas para crear Robotech; con Lensman hicieron lo mismo y reeditaron los primeros cuatro episodios de la serie para publicar Lensman: Secret of the Lens. Les digo, es Star Wars.

No puedo recomendarles esta película por la historia que cuenta, sin embargo, tiene una animación muy buena. De hecho, incorpora algunos elementos y secuencias animadas por computadora. Sí, animación CGI mezclada con animación 2D tradicional de alta calidad japo… ¡En 1984! Aunque no luce muy espectacular ahora, es la misma tecnología gráfica aplicada que un año después se utilizaría en Young Sherlock Holmes para mostrar el primer efecto especial digital en una película comercial de live action. Es decir, Lensman era state of the art.

La adaptación al anime de Lensman no va a cambiar la vida de nadie, sin embargo, es uno de esos raros casos de animación para TV con calidad de cine y sólo por eso vale la pena. Y también es un buen pretexto para descubrir un poco de ciencia ficción clásica y a un influyente autor que se quedó en la frontera de lo pop y seguramente merece un reconocimiento mayor.