En México no existe la moda, pero existe Tony Delfino

No voy a explicar en esta ocasión porque considero que en México no existe la industria de la moda, ese es otro tema muy extenso. Sin embargo, sí existe gente creativa que tiene propuestas de diseño interesantes que van más allá del estéril ambiente de las pasarelas y, a punta de buenas ideas, han elevado el juego de la ropa y el estilo en este país. Entre esa gente se encuentra el colectivo de artistas detrás de la marca Tony Delfino.

tony-delfino

No me atrevo a decir que TD es una marca de ropa, más bien se trata de una marca de lifestyle como Supreme, aunque su eje central es esa confusa categoría de la moda llamada streetwear…

Ok, una explicación express: se le llama streetwear al conjunto de estilos y tendencias en diseño de moda que se derivan de las subculturas urbanas surgidas a partir de finales de la década de 1970: new wave, punk, surf, skate, hip hop, graffiti, chavs, lads, street goth… Ok, sí es algo muy complejo y confuso; es un crisol de moda urbana inspirada por la contracultura y sus tribus, pero no hay un canon estético, sino más bien un canon y discurso cultural de “identidad a través del estilo personal en medio de la ciudad”. Muchos consideran que la primera marca de streetwear fue Stüssy y por allí va la cosa. Espero que con eso quede claro, pero básicamente es sólo una etiqueta para encapsular los distintos estilos urbanos que no se acomodan al mainstream, pero que ya se han difundido en nichos pequeños. Como cuando en los 90 a todo le decían “alternativo”. Anyway…

En México han surgido un montón de marcas de streetwear en los últimos 4 años. La mayoría de ellas son marcas de camisetas basadas en gráficos. Algunas tienen una buena propuesta gráfica, pero lo único que hacen es comprar camisetas ya básicas y estamparlas. El corte de las prendas es el mismo siempre, muy básico y la calidad en general es mala, tanto en telas, como en confección e impresión.

Afortunadamente algunas marcas se dieron cuenta de que la gráfica no lo es todo y que si buscaban llegar a un nivel más significativo debían trabajar en la variedad y calidad de sus productos. Marcas como Sacrifice o 12 Crew han destacado por no estancarse en el juego de las camisetas, incorporando en sus catálogos prendas como chamarras, gorras, jeans, jogger pants, hoodies y más, todo con toques de diseño muy característicos de cada marca. La calidad de estas propuestas también es superior a la de la mayoría, pero todavía hay muchos detalles que podrían afinarse. Sin embargo, la marca que ha logrado elevar el juego del streetwear en México en todos sus aspectos es, sin duda, Tony Delfino.

No sé quiénes son todos sus integrantes, pero a la cabeza de TD se encuentran Smithe y Dear, dos de los artistas gráficos actuales más célebres de México (al menos en cuanto a arte urbano). Ellos sabían que para destacar debían hacer lo que las otras marcas no hacían. Primero, diversificar sus productos; gorras, hoodies, crewnecks, sweaters, camisetas, bomber jackets, windbreakers, varsity jackets, tees, stickers, pins y hasta zapatos; no lo hacen todo, pero poco falta para poder vestirme de pies a cabeza en TD.

items_466228_28575_20141217194921_bLuego el diseño global de sus artículos; TD no compra camisetas Yazbek para luego estamparlas. Ellos buscan a los proveedores ideales para maquilar sus ideas con la forma, corte y detalles con que fueron diseñados. Eso va de la mano con su más grande aportación en mi opinión: gran calidad. Los materiales, confección y toda la factura de todos los artículos de TD que he visto es muy destacable. Son artículos de materiales que se sienten y se ven bien al usarlos; las impresiones,  colores y acabados se ven como deben verse, son durables, las tallas son correctas y los precios, aunque más elevados que los de la mayoría de las marcas nacionales de streetwear, son asequibles. En la mayoría de sus artículos la calidad de TD es superior a lo que pueden encontrar en tiendas de fast fashion y está muy cerca de lo que ofrecen marcas internacionales de lifestyle como Stüssy o Fucking Awesome.

banner-header-tony2

Finalmente, TD tiene mojo. La mayoría de sus prendas tienen algo de inspiración en cultura pop. Sus referencias son sutiles y nunca exageradas, no se trata de eso, se trata de buen diseño y artículos cool. Las prendas de TD son streetwear basics, pero son muy acertadas en cuanto a las tendencias del momento respecto a siluetas, cortes, patrones y texturas, eso las hace accesibles para cualquiera y al mismo tiempo lucen actuales.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hasta ahora me he comprado dos crewnecks de Tony Delfino, pero he podido examinar muchos otros de sus artículos y hace unos meses pude visitar su showroom (que cerró esta semana, por cierto) y puedo decirles que la calidad se mantiene en todos sus productos. Eso es algo que el resto de las marcas deberían imitar. Eso y también eso otro de tener verdadera creatividad y cojones.

Justo cuando estaba por terminar de escribir esto me enteré de la ubicación del nuevo showroom de TD que abrirá el 19 de noviembre: Luis Moya #22 en el centro de CDMX. Y para nosotros los provincianos está la tienda online operada a través de Kichink (así que tiene sus bemoles) y recién avisaron que pronto tendrán nuevos productos disponibles: http://tonydelfino.com/

Anuncios

Música nueva que debes escuchar: Baltic Fleet – The Dear One

Baltic Fleet es el proyecto solista del multi-instrumentista Paul Flemming, de quien sólo sé que fue tecladista provisional de Echo & The Bunnymen. En 2008 inició con Baltic Fleet y se trata de (ugh, allí voy con las etiquetas) algo así como un post-rock frenético/bailable basado en sintetizadores con mucha influencia kraut.

Si ya han escuchado este proyecto sabrán que allí hay una innegable calidad musical, sin embargo, sus anteriores álbumes nunca me capturaron por completo. The Dear One me tuvo moviendo el pie y agitando milimétricamente la cabeza durante todo un día de odisea oficinista.

Hay tres formas de escuchar este álbum a tope:

  1. Con audífonos, en el transporte público mientras ves pasar la ciudad por la ventana.
  2. Con audífonos, ojos cerrados, en soledad, sin hacer nada más.
  3. A volumen estridente en un club con pura gente rara que no sabe bailar, pero que lo hace de todos modos.

Me gustó mucho.

Los animalitos de Grant Morrison: We3

Una recomendación rápida. Anoche revisité este cómic de Vertigo. Es la historia de tres mascotas, un perro, un gato y un conejo, que son secuestrados y utilizados en un experimento militar por el que acaban convertidos en cyborgs con grandes capacidades de combate. La historia inicia cuando los tres animales escapan de sus captores y deciden regresar a su hogar convertidos en feroces máquinas de matar, aunque eso no será tan fácil.

A pesar de su concepto extravagante (no podía ser menos que eso viniendo de Grant Morrison) es una historia conmovedora que recomiendo a cualquier entusiasta de la historieta, en especial para animal lovers. Acción loca y lagrimita, les digo.

we3-01-00-fc

Música nueva que debes escuchar: The Shacks – The Shacks EP

The Shacks es una de esas bandas que aparecen de repente sin que me entere de dónde vienen. Es un pop áspero, perezoso y dramático, casi baladezco, casi de garage, que parece estar todavía sudoroso tras un one night stand con una banda de shoegaze. Regados por todo el disco hay pequeños acentos realmente cursis del pop de décadas pasadas; ciertos estribillos, punteos de guitarra, metales que parecen de música de elevador y redobles de esos que le sobraron a la bandas exageradamente blancas de la década pasada cuando querían sonar juguetonas; pero The Shacks hacen que tanta exageración suene exótica al contrastarla con su frialdad. Coolness y melodrama en la misma canción.

No sé si esto es algo sexual o no…

Pero sospecho que alguien se masturba mientras ve esto. Seguramente ese alguien está en Japón, porque Japón.

La chica simplemente acaricia y aplasta panes con su cara. Muchos tipos de pan. Algunos se ven ricos, pero se me antoja comerlos, no embarrarlos en mi rostro hasta desmoronarlos. Bueno, se ve que es una chica de mundo o por lo menos una sibarita de la migaja.

Tal vez es parte de los treinta y tantos y ya me dejé de enterar de los fetiches más trendy, pero nunca había visto esto y ya saben que en mi tiempo libre a veces disfruto de ver mierda loca de internet.

Claro, yo entiendo que una buena pieza de brioche puede ser algo sexy AF, pero no es algo que me eche a andar. Bueno, no siempre.

¿Y cómo voy a etiquetar esto en la lista de fetiches? ¿Crumbshot?

Oh, waffles.

 

Murió Jean Jaques Perrey y no deberíamos olvidarlo

Acabo de enterarme que murió Jean Jaques Perrey. Seguramente no conoces su nombre, pero sí conoces su obra:

Como habrás descubierto si diste play al video, Perrey fue el músico detrás de The Elephant Never Forgets, la melodía que en México y América Latina conocemos como el tema de El Chavo del Ocho. Claro, este tema es en realidad una especie de “cover” de la Marcha Turca que es parte de una serie de piezas orquestales titulada Las Ruinas de Atenas.

Jean Jaques Perrey fue un músico experimental, pionero de la electrónica, especialmente de los sintetizadores. C’mon, el tipo era amigo de Robert Moog. Antes que Kraftwerk, estuvo Perrey. Los Beastie Boys y hasta House of Pain lo samplearon. Vamos, Jean Jaques Perrey es uno de esos transistores ocultos sin los cuales la música pop contemoporánea no sería lo que es hoy. Si les gusta Air, Daft Punk, Skrillex, Depeche Mode y todo eso, le deben un poco de respeto a este señor, uno de los auténticos protorrobots musicales.

Si quieren saber más sobre Perrey deben leer a Esteban Cisneros en Sonnigetage.

Deberían ver -> Iliza: Confirmed Kills

La comedia en México apesta porque apestamos como público. No nos gusta la autocrítica, no nos gusta ver nuestros defectos, no nos gusta hablar de los problemas. Queremos lugares comunes, confort y apegarnos a convencionalismos morales y sociales. La buena comedia no tiene lugar en una sociedad que no está dispuesta a sentirse perturbada por sí misma. Los comediantes en México cuentan chistes de suegras y colmos. Incluso los, ew asco, estandoperos, con más groserías y un formato de observaciones, cuentan chistes de suegras y colmos. La mayoría de los comediantes en México no tienen nada que decir.

La buena comedia es análisis y crítica social presentada a través de un discurso que mantiene un ritmo muy preciso para señalar los aspectos más sensibles de la vida pública. Iliza Shlesinger hace eso y muchas veces es maravillosa en ello.

En Confirmed Kills habla sobre las vicisitudes de ser mujer en la actualidad, de ser parte de los so called millennials, de cultura pop y vida cotidiana. Dice cosas importantes sobre feminismo y sobre la superficialidad que nos engulle a diario. Y lo hace gracioso, porque es una mujer sumamente inteligente con un timing increíble y, más importante, PORQUE TIENE ALGO QUE DECIR PARA PERTURBARNOS Y HACER QUE PENSEMOS UN POCO ENTRE RISAS NERVIOSAS. Carajo. Pueden ver este especial en Netflix y hay disponibles algunos otros shows de Iliza también.

Encuentra las 75 bandas

¿Recuerdan esta imagen de hace como 10 años? Promocionaba la tienda digital de Virgin. Desde el punto de la mercadotecnia fue un recurso genial para generar conversación y visibilidad para la marca Virgin, pero creo que nunca le hicieron cosquillas a iTunes.

Ahora, una década después, los consumidores serios de música hablamos con mayor frecuencia de las ventas de vinilos que de la música digital. Spotify ha cambiado mucho las cosas y ahora contamos con mucha información de la música que la gente escucha, pero no sabemos mucho de su comercialización. El negocio es distinto; pagamos por música en vivo, merch y algunos pocos gastamos en formatos y ediciones de lujo, pero la mayoría de la gente sólo siente antojo de una canción y va a su barra de búsqueda, clic, clic, play y listo. El peso simbólico de no pagar por la música, sino por un canal de distribución, es grande. En mi opinión, la música pierde valor como institución sociocultural; es más accesible, tiene mayores alcances, pero significa menos.

Ustedes díganme que tan importante, significativa, divertida o descifrable sería una imagen así con bandas y artistas post-2005.

I <3 Publish Brand

Publish Brand es una marca norteamericana de menswear con un enfoque muy marcado hacia en el minimalismo urbano y la funcionalidad, lo que la ha convertido en una de las firmas clave en básicos de steeetwear. Recientemente compré unos drawstring pants (modelo Hash, abajo hay algunas fotos) que me dejaron muy contento y por eso decidí compartirles mi gusto por esta marca.

Publish es conocida sobre todo por sus jogger pants, si no es que se trata de LA MARCA que consagró a esta prenda como una de las piezas fundamentales en el guardarropa masculino urbano de esta década. Pero Publish es más que eso. Jeans, trousers, camisetas, sudaderas y chamarras, vaya cubren todo, incluso zapatos y sneakers. Es una marca de estilo completo con base en fashion basics.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Lo que para mí distingue a Publish es su calidad y los ligeros toques en cuanto a diseño que utilizan para incorporar tendencias de manera moderada en sus prendas. Incluyen elementos actuales y seasonals de una manera muy sutil para que su ropa se adapte a cualquier estilo y para que casi cualquier persona pueda usarla, es decir, en su diseño y confección se toman en cuenta distintos tipos de cuerpo para aterrizar el fit de sus prendas, eso las hace usables y muy combinables.

Los materiales y confección de Publish son de una calidad altísima. La construcción de las prendas es muy robusta, incluso en aquellas que se componen de materiales delicados. El look & feel de la marca proyecta funcionalidad y versatilidad, son prendas sobrias y atemporales, pero con elementos muy sutiles que los pone al borde de las tendencias, es así como trabaja la marca.

Recomiendo totalmente a Publish Brand si te interesan los outfits básicos, pero estilizados. Sus mejores prendas son los bottoms, ya sean jeans, chinos, trousers y en especial los joggers. El precio está entre $80 y $130 dólares para estos artículos, aunque la marca tiene ocasionales productos premium de mayor costo. En México la marca está disponible en Headquarter en la Ciudad de México (colonia Roma Norte, en la calle Colima).