Canciones para Sobrevivir IV – Mayo 14, 2017

Mucha música nueva esta semana. La lista abre con Penguin Cafe que es chill AF, pero sus melodías y atmósferas son emocionantes. En estos días ando muy tolerante con los modernillos y por eso se ganaron mi gusto algunos de los temas nuevos de Little Dragon y Hazel English. John Moreland sacó un nuevo álbum de su característico BBQ-fueled country y, aunque no me gustó del todo, les dejo la canción que en mi opinión más destaca.

Por supuesto, un highlight de esta semana es el nuevo material de Paul Weller que mola como sólo Paul Weller sabe molar y en la lista va un tema increíble donde se acompaña con Boy George.

En los clásicos personales algo de Nacho Vegas, una de las mejores canciones de Noisettes, que son una de mis bandas favoritas del Siglo XXI, a pesar de estar desaparecidos y que nadie les hace caso. Y como estoy enfermo de britpop y soul a perpetuidad, colé por allí el cover de Dodgy a The Snake de Al Wilson, la canción por la cual existen las pistas de baile; no, esa aseveración no es discutible, es un fact absoluto y se me callan.

Pero  lo más importante de la semana es que Los Padrinos, banda formada por mis mejores amigos, publicaron su nuevo álbum compuesto por 13 temazos, un hit tras otro. Cada una de esas canciones es 45″ single worthy y, créanme, no lo digo porque sean mis amigos, porque sólo respaldo lo que me gusta y tengo la suerte/buen tino de rodearme de gente extraordinaria y talentosa. Los Padrinos hicieron un álbum genial y si lees esto debes escucharlo y comprarlo en lospadrinos.bandcamp.com Pero si eres un no creyente, dale un test drive en Spotify.

  1. Penguin Cafe – Rescue
  2. John Moreland – Sallisaw Blues
  3. Nacho Vegas – Cerca del Cielo
  4. Dodgy – The Snake
  5. Paul Weller – One Tear
  6. Hazel English – Control
  7. Little Dragon – The Pop Life
  8. Elvis Costello – Watching the Detectives
  9. Noisettes – Never Forget You
  10. Los Padrinos – Pequeño Círculo de Amigos

 

Anuncios

Pobre Birdo…

¿Es Birdo el primer personaje travesti en un videojuego? No sé. Supongo. Tampoco sé si es travesti o transgénero. Como sea, eso, en la segunda mitad de los 80, debió ser muy difícil. Birdetta debió estar muy confundida. Como si su identidad de género no fuera suficiente para tener ocupada su mente tenía que lidiar con otras peculiaridades en su vida, como eso de escupir huevos o el constante peligro de recibir el mortal golpe de un nabo en la cabeza.

La primera aparición de Birdo ocurrió en Super Mario Bros. 2. La rareza era su destino. Cómo no va a sentirse confundido… O confundida. Birdo/Birdetta vivía en un mundo de inspiración arabesca (ya bastante raro) que originalmente no pertenecía al canon de Super Mario, sino que se trató de una adaptación de otro juego llamado Doki Doki Panic al que simplemente le emplastaron a los hermanos Mario y su clica (esa historia es muy conocida entre nerds, pero la incluyo para los n00bs que lleguen a leer esto). Gender issues, transmigración de universos, fontaneros asesinos, regurgitación de huevos… Birdo, Birdetta, whatever you are, you’re a fucking mess.

Para colmo de males, también tuvo problemas de relaciones públicas. En el booklet de Super Mario Bros. 2 y en el final del juego, a Birdo se le menciona como “Ostro”. Esto fue un error editorial. Se intercambió su nombre con el de otro personaje. Algún diseñador despistado o un problema de traducción; quién sabe.

Por años pensé que Birdo se llamaba Ostro. Hasta que apareció en otros juegos y me chocó su nombre real. ¿Por qué le llamaban Birdo? Ese era otro mono… Sólo hizo falta un poco de lógica infantil para percatarme de que el personaje llamado Birdo en el manual pareciá una avestruz, que es “ostrich” en inglés. ¡Claro! ¡Ese es Ostro! ¡El travesti es el T-Rex rosa y caricaturesco con el moño en la cabeza!

En este galimatías que es la historia de Birdo, fue bueno encontrar un poco de luz y dirección. Después de todo es una amigo al que hay que acompañar en su confusión. Aunque… Bueno… Es difícil decir esto… Al final de Super Mario Bros. 2 resulta que TODO ERA UN SUEÑO de Mario. Es triste.

Birdo, después de todo, tal vez ni siquiera existes.

Canciones para Sobrevivir III – Mayo 7, 2017

Un poco tarde, pero aquí está mi playlist. Comencé la semana con ORTIES, dos chicas parisinas que hacen hip hop tan violento y vicioso, como cheesy. Son muy divertidas; si vieron Grave (Raw/Voraz), son las responsables de la canción del baile frente al espejo.

Escuché toda la discografía de Ely Guerra, porque a veces hago cosas sin sentido y, aunque en su mayoría fue  una tortura, sus momentos más pop sí me gustan.

También le di varias vueltas al infravalorado Midnite Vultures de Beck y sólo tengo que decir que Beck Hansen es un maldito genio.

También encontré con algo de música nueva que me gustó: BNQT, IDLES, y el más reciente y muy machacón ruido de Thurston Moore. Creo que vale la pena escuchar estos álbumes completos, al menos por exploración. I’m off. La próxima semana más música.

  1. Orties – Plus Putes Que Toutes Les Putes
  2. Oasis – Rockin’ Chair
  3. Los Super Elegantes – Sixteen
  4. Ely guerra – Quiéreme Mucho
  5. Beck – Sexx Laws
  6. Bnqt – Failing At Feeling
  7. Garbage – When I Grow Up
  8. Thurston Moore – Cusp
  9. IDLES – Mother
  10. Girls – Hellhouse Ratrace

 

Hello, Mary Lou.

No muchos recuerdan a Mary Lou Malonie, pero es la autora de uno de mis asesinatos favoritos en el cine de horror: the ice cream killing! En esta muy cutre escena queda encapsulado el espíritu campy de la franquicia Prom Night (al menos de la segunda y tercera parte). Mary Lou trató de ser la rival de Freddy Krueger a mediados de los 80, claro con un presupuesto mucho menor. Bueno, el mundo no comprende a los raros y hoy día Prom Night y su chica fantasmal son una exquisitez para quienes disfrutamos de cinebasura de primera.

 

Quickies: Witchnip

Para protegerte de las brujas nada es tan efectivo como las semillas de mostaza. Son pequeñas, portátiles y muy versátiles, pues además de ayudarte con las criaturas de la noche, son un gran condimento; todos sabemos que la maldad toma muchas formas y una mala vinagreta es sólo una de ellas. Al estar en presencia de semillas de mostaza, una bruja deberá recogerlas una por una. Es como catnip, pero para brujas. ¡Hey! Les regalo una posible idea millonaria: Witchnip. El apendejamiento que estas semillas provocan en las consortes de Satanás es tal que un buen puñado de semillas puede mantenerlas ocupadas durante horas. Incluso si la bruja que te atormenta se manifiesta en alguna forma etérea, la mostaza la obligará a asumir su forma física para realizar su su labor de pizca.

Con la bruja materializada en su cuerpo y completamente entretenida con la mostaza es fácil asesinarla con un arma fabricada con plata, echarle un balde de agua encima, o bien, si deseas capturarla, lo mejor es utilizar las siempre confiables correas de cuero salado que nunca sobran cuando se trata de combatir a los seres non sanctos.

Canciones para Sobrevivir II – Abril 30, 2017

Comencé abril maltrecho y preocupado. No estaba triste, pero el panorama era mierdoso. Cada día cuestionaba más mis decisiones… Hasta que las cosas cambiaron repentinamente. En las últimas cuatro semanas mi historias tuvo un plot twist tras otro y todo comenzó a funcionar; saved the day, got the girl and rode into the sunset. Tras el tropezón que había sido 2017, estoy de nuevo en un buen momento. Espero seguir con eso de las buenas decisiones.

Y en esta semana escuché muchas cosas nuevas, pero pesaron más los clásicos personales entre las que, desde luego, hubo glam; del sueco, de finales de los 90 y el de Jeff Lynne, que también tuvo otro gran momento en mi semana cuando lo escuché en Guardians of the Galaxy Vol. 2. Bueno, aquí está la lista de esta semana, abigarrada, como son mis gustos y coronada por esa joya de los acentos raros que es la (otrora) aterciopelada voz de Alberto Vázquez.

  1. Abba – The winner takes it all
  2. Banks & Steelz – Giant
  3. Blur – Clover over Dover
  4. Electric Light Orchestra – Twilight
  5. The Dillinger Escape Plan – 43% Burnt
  6. The (International) Noise Conspiracy – Bigger cages, longer chains
  7. Marilyn Manson – Great big white world
  8. The Roots – Don’t feel right
  9. Rufus Wainwright – Hallelujah
  10. Alberto Vázquez – 16 tons

Quickie: Errores crónicos

Construir una máquina del tiempo requiere el estudio y comprensión de la composición y dinámica de los aspectos físicos más intrincados de la realidad. Supone un esfuerzo colectivo en materia de investigación teórica y experimentación que seguramente llevará años, tantos que posiblemente las grandes mentes que lo logren podrían ser los tataranietos de quienes iniciaron el proyecto. Además, los recursos económicos necesarios para conseguirlo seguramente serían equiparables a construir una o dos Estrellas de la Muerte.

Desde luego, las posibilidades que se desprenden de una máquina del tiempo funcional son maravillosas, inconmensurables. Estaríamos ante un extraordinario panorama; todo el potencial humano desplegado por fin. Sin embargo, donde realmente nos hace cosquillas el concepto de viajar en el tiempo es en la idea de regresar al pasado. Revivir los fugaces momentos de felicidad y corregir los errores que nos sacaron de ese estado de dicha.

Soy equipo ciencia al 100%, pero tal vez sería bueno que quienes realizan la encomiable labor de investigación que nos brindará el viaje temporal, tuviesen un equipo B encargado de dedicar sólo una pequeña parte de todo el mindpower de este proyecto a procurar no cagarla en primera instancia, y así evitar esas cosas que nos ponen infelices y nos hacen anhelar las máquinas del tiempo.

Canciones para Sobrevivir I – Abril 23, 2017

Canciones para Sobrevivir es una playlist dominical de diez canciones. No tiene tema, ni reglas específicas; un cercano recuento autobiográfico, tal vez. Serán canciones que destacaron en mi semana simplemente porque llegaron en el momento adecuado, porque las descubrí, por nostalgia o simplemente por ser melodías extramolonas. Música nueva, oldies, todo cabe. Se trata de compartir música que me gusta, es todo. Vale, aquí la primera.

  1. Love & Rockets – Life in Laralay
  2. A$AP Rocky – Fashion Killa
  3. Ryan Bingham – The Weary Kind
  4. Tronco – Pez en Bicicleta
  5. Everly Brothers – All I have to do is Dream
  6. Ash – Evil Eye
  7. M83 – Farewell / Goodbye
  8. Alizée – Boxing Club
  9. Pulp – Pink Glove
  10. P.J. Harvey – Good Fortune

Nora

La primera niña que me gustó se llamaba Nora. Olía a eso que huelen las niñas que te gustan. Nunca se ponía el suéter del uniforme de la primaria, en lugar de eso llevaba uno blanco con un Alf todo deforme bordado al frente (les hablo de 1988 y Alf estaba hot as fuck en la cultura pop). No lo sabía en ese entonces, pero era una misfit y seguramente por eso me gustaba. Nos sentábamos juntos, porque primaria pública y a la menor oportunidad platicábamos de Voltron y Los Verdaderos Cazafantasmas, que eran los temas de nuestras respectivas loncheras, y de otras caricaturas.

Mis compañeros de ese entonces me daban una flojera tremenda, pero me entusiasmaba ir a la escuela para hablar con Nora. Sólo conviví con ella por un año porque después me adelantaron un par de grados y ya no fuimos compañeros. Años después me hice amigo de su hermano porque jugábamos mucho Street Fighter juntos y la reencontré. Se había convertido en una anodina fan de Fey y ya no olía a eso que huelen las niñas que te gustan. Con Nora comenzó mi preferencia por la compañía femenina y descubrí todas esas sensaciones raras e incómodas de cuando te atrae alguien. Y que siempre es bueno tener a alguien para hablar de la mierda rara que te gusta. Qué les puedo decir, todavía me gustan las mujeres que ven caricaturas y hablar de eso con ellas.

Cosas que no recuerdas: The Storyteller

Nací en 1982 y en ese entonces no teníamos CGI. Bueno, no tanto. Teníamos poquito CGI. Pero no suficiente como para crear la maldita Tierra Media. Las Commodore no hacían eso. El cine y la TV eran muy distintos en ese entonces, en especial el cine de fantasía y ciencia ficción, pues las maravillas y rarezas que los realizadores se imaginaban tenían que ser creadas con felpa, papel maché, látex y unicel.

Crecí viendo películas y programas repletos de marionetas y efectos especiales físicos. Desde niño me intrigó cómo se creaban las criaturas y mundos fantásticos que veía en el cine. Eso me llevó a investigar mucho sobre la historia y los profesionales de los efectos especiales. Desde Willis O’brien hasta Stan Winston, sólo por mencionar un par de leyendas. La de los efectos especiales es una historia de magia de verdad, de la magia del cine (siempre he creído que esa expresión alcanza su mayor pureza cuando se refiere al cine de fantasía y horror). Entre todos los nombres que podría mencionar y sus obras, al que más le tengo aprecio es a Jim Henson.

Jim Henson fue un titiritero responsable de hitos pop como The Muppets, Sesame Street y las criaturas de Star Wars, por mencionar sólo unos pocos. Con esas tres franquicias quedó establecido que si necesitabas monos increíbles para tus películas, debías acudir a Henson. Sin embargo, para mí uno de sus mejores y más memorables trabajos es un poco oscuro y tuvo una presencia fugaz en TV, les hablo de una miniserie llamada The Storyteller.

En su primera temporada, conformada por 9 episodios,  The Storyteller retoma algunos cuentos clásicos del folclor europeo. Algunos son formas primitivas de cuentos que con el tiempo se volvieron muy famosos. Otros no son tan célebres, pero inspiraron algunas grandes historias, como El Soldado y la Muerte (mi episodio favorito de la serie) que es un antiguo relato ruso en el que se basó B. Traven para escribir Macario.

Cabe mencionar que uno de los creadores de la serie y guionista de la mayoría de los espisodios es el fallecido Anthiony Minghella, prolífico escritor, director y productor cuya obra más conocida es The English Patient, película con la que ganó el Oscar a mejor director y mejor película en 1996.

Bueno, la serie oficialmente se titula Jim Henson’s The Storyteller por una razón; su magia entra en juego con las criaturas que aparecen en cada uno de estos relatos. Los cuentos incluyen uno o más seres fantásticas y es ahí donde la narrativa de la serie brilla con las creaciones del taller de Henson. Aparece un amplio rango de marionetas, desde los clásicos muppets peludos, hasta algunos villanos mitológicos realmente tétricos. También hay un destacado trabajo de maquillaje y caracterización.

Un cosa genial de la primera temporada de la serie es que el Narrador de Cuentos  es interpretado por el recientemente fallecido John Hurt (además de contar las historias aparece como personaje), así que en ese sentido pueden esperar una gran actuación y narración.

La segunda temporada de The Storyteller dio un giro a la fórmula y en lugar de antiguos cuentos europeos se basó en mitología griega. Se retoman los mitos de Perseo y Medusa, Ícaro y Dédalo, Teseo y el Minotauro, y Orfeo y Eurídice.

The Storyteller me parece uno de los trabajos más especiales de Jim Henson. Lo veo como una evolución de los conceptos de TV por los que es más conocido, como Sesame Street y Fraggle Rock. Creo que es para los niños de los ochenta , aunque en una escala mucho, mucho menor, lo que Harry Potter fue posteriormente: un producto narrativo basado en mitología, dirigido a un público que abandona el mercado infantil y busca un poco más de oscuridad y sofisticación. Vaya, son historias para niños, pero no están tan edulcoradas y pasteurizadas. Tienen dientes, pues. No sé si se trata de una serie muy recordada, pero para mí es una de las joyas de la TV de los 80.

Pueden ver todos los episodios de The Storyteller, tanto en inglés como en español (con un doblaje muy digno), en YouTube.

Inglés:

Temporada 1

Temporada 2

Español: