Canciones para Sobrevivir V – Mayo 21, 2017

Para sobrevivir los siguientes siete días les recomiendo las novedades de Girlpool y Jane Weaver; ambos álbumes muy buenos. Para seguir con el girl-fronting, hay que escuchar a Black Honey, una banda que hace directos y saca sencillos pero no álbumes, me gustan bastante. Otra novedad destacable de la semana es el pop krauty y espeso de W.H. Lung.

En las curiosidades, me encontré a unos italianos que tocan post-punk horrorífico y se hacen llamar Horror Vacui, me gustaron, porque I’m a sucker for that kind of shit. Y otra; en la banda sonora de How To Be A Latin Lover viene una versión del modesto hit de Jewel Akens, The Birds And The Bees, cantada por Angélica María y está simpática.

¿Clásicos? Pues Television. ¿Nuevos clásicos? Mi tema favorito de Hang, lo último de Foxygen, en mi opinión uno de los mejores álbumes que ha dado 2017.

No puedo evitar volver a recomendar a mis parceros de Los Padrinos; les dejo ese himno que da nombre al fantástico álbum que recién publicaron y que DEBEN comprar en lospadrinos.bandcamp.com

Esta semana no podía cerrar con otra cosa: Ok Computer de Radiohead cumple 20 años hoy. Es uno de mis dos discos favoritos ever (junto a Revolver de The Beatles) y, sin duda, el disco más importante en toda mi vida. So, it’s a big, big fucking thing for me. Es un álbum perfecto y podría dejarles cualquiera de las canciones que lo integra, pero elegí Climbing Up The Walls porque es la que más me gusta cantar.

  1. Girlpool – Soup
  2. Television – Prove It
  3. Black Honey – Corrine
  4. W.H. Lung – Nothing Is
  5. Horror Vacui – Corvus Corax
  6. Jane Weaver – Loops In The Secret Society
  7. Foxygen – Upon a Hill
  8. Angélica María – The Birds And The Bees
  9. Los Padrinos – Lo Que Vendrá
  10. Radiohead – Climbing Up The Walls
Anuncios

Canciones para Sobrevivir IV – Mayo 14, 2017

Mucha música nueva esta semana. La lista abre con Penguin Cafe que es chill AF, pero sus melodías y atmósferas son emocionantes. En estos días ando muy tolerante con los modernillos y por eso se ganaron mi gusto algunos de los temas nuevos de Little Dragon y Hazel English. John Moreland sacó un nuevo álbum de su característico BBQ-fueled country y, aunque no me gustó del todo, les dejo la canción que en mi opinión más destaca.

Por supuesto, un highlight de esta semana es el nuevo material de Paul Weller que mola como sólo Paul Weller sabe molar y en la lista va un tema increíble donde se acompaña con Boy George.

En los clásicos personales algo de Nacho Vegas, una de las mejores canciones de Noisettes, que son una de mis bandas favoritas del Siglo XXI, a pesar de estar desaparecidos y que nadie les hace caso. Y como estoy enfermo de britpop y soul a perpetuidad, colé por allí el cover de Dodgy a The Snake de Al Wilson, la canción por la cual existen las pistas de baile; no, esa aseveración no es discutible, es un fact absoluto y se me callan.

Pero  lo más importante de la semana es que Los Padrinos, banda formada por mis mejores amigos, publicaron su nuevo álbum compuesto por 13 temazos, un hit tras otro. Cada una de esas canciones es 45″ single worthy y, créanme, no lo digo porque sean mis amigos, porque sólo respaldo lo que me gusta y tengo la suerte/buen tino de rodearme de gente extraordinaria y talentosa. Los Padrinos hicieron un álbum genial y si lees esto debes escucharlo y comprarlo en lospadrinos.bandcamp.com Pero si eres un no creyente, dale un test drive en Spotify.

  1. Penguin Cafe – Rescue
  2. John Moreland – Sallisaw Blues
  3. Nacho Vegas – Cerca del Cielo
  4. Dodgy – The Snake
  5. Paul Weller – One Tear
  6. Hazel English – Control
  7. Little Dragon – The Pop Life
  8. Elvis Costello – Watching the Detectives
  9. Noisettes – Never Forget You
  10. Los Padrinos – Pequeño Círculo de Amigos

 

Canciones para Sobrevivir III – Mayo 7, 2017

Un poco tarde, pero aquí está mi playlist. Comencé la semana con ORTIES, dos chicas parisinas que hacen hip hop tan violento y vicioso, como cheesy. Son muy divertidas; si vieron Grave (Raw/Voraz), son las responsables de la canción del baile frente al espejo.

Escuché toda la discografía de Ely Guerra, porque a veces hago cosas sin sentido y, aunque en su mayoría fue  una tortura, sus momentos más pop sí me gustan.

También le di varias vueltas al infravalorado Midnite Vultures de Beck y sólo tengo que decir que Beck Hansen es un maldito genio.

También encontré con algo de música nueva que me gustó: BNQT, IDLES, y el más reciente y muy machacón ruido de Thurston Moore. Creo que vale la pena escuchar estos álbumes completos, al menos por exploración. I’m off. La próxima semana más música.

  1. Orties – Plus Putes Que Toutes Les Putes
  2. Oasis – Rockin’ Chair
  3. Los Super Elegantes – Sixteen
  4. Ely guerra – Quiéreme Mucho
  5. Beck – Sexx Laws
  6. Bnqt – Failing At Feeling
  7. Garbage – When I Grow Up
  8. Thurston Moore – Cusp
  9. IDLES – Mother
  10. Girls – Hellhouse Ratrace

 

Canciones para Sobrevivir II – Abril 30, 2017

Comencé abril maltrecho y preocupado. No estaba triste, pero el panorama era mierdoso. Cada día cuestionaba más mis decisiones… Hasta que las cosas cambiaron repentinamente. En las últimas cuatro semanas mi historias tuvo un plot twist tras otro y todo comenzó a funcionar; saved the day, got the girl and rode into the sunset. Tras el tropezón que había sido 2017, estoy de nuevo en un buen momento. Espero seguir con eso de las buenas decisiones.

Y en esta semana escuché muchas cosas nuevas, pero pesaron más los clásicos personales entre las que, desde luego, hubo glam; del sueco, de finales de los 90 y el de Jeff Lynne, que también tuvo otro gran momento en mi semana cuando lo escuché en Guardians of the Galaxy Vol. 2. Bueno, aquí está la lista de esta semana, abigarrada, como son mis gustos y coronada por esa joya de los acentos raros que es la (otrora) aterciopelada voz de Alberto Vázquez.

  1. Abba – The winner takes it all
  2. Banks & Steelz – Giant
  3. Blur – Clover over Dover
  4. Electric Light Orchestra – Twilight
  5. The Dillinger Escape Plan – 43% Burnt
  6. The (International) Noise Conspiracy – Bigger cages, longer chains
  7. Marilyn Manson – Great big white world
  8. The Roots – Don’t feel right
  9. Rufus Wainwright – Hallelujah
  10. Alberto Vázquez – 16 tons

Canciones para Sobrevivir I – Abril 23, 2017

Canciones para Sobrevivir es una playlist dominical de diez canciones. No tiene tema, ni reglas específicas; un cercano recuento autobiográfico, tal vez. Serán canciones que destacaron en mi semana simplemente porque llegaron en el momento adecuado, porque las descubrí, por nostalgia o simplemente por ser melodías extramolonas. Música nueva, oldies, todo cabe. Se trata de compartir música que me gusta, es todo. Vale, aquí la primera.

  1. Love & Rockets – Life in Laralay
  2. A$AP Rocky – Fashion Killa
  3. Ryan Bingham – The Weary Kind
  4. Tronco – Pez en Bicicleta
  5. Everly Brothers – All I have to do is Dream
  6. Ash – Evil Eye
  7. M83 – Farewell / Goodbye
  8. Alizée – Boxing Club
  9. Pulp – Pink Glove
  10. P.J. Harvey – Good Fortune

Sister Ectoplasma: Milkshake-fueled sexy noise

No soy adulto. Soy un adolescente con veinte años de experiencia. Me gusta decir eso y creo que es cierto. A pesar de las articulaciones ya un poco maltrechas y la piel no tan lozana, me siento muy en sintonía con mi yo adolescente. Las mismas inquietudes, las mismas pasiones. 🙂 Los mismos problemas, las mismas inseguridades. 😦 ¿No he madurado? Bueno, no creo en eso. No creo que exista la madurez. Creo que adaptarse a las circunstancias materiales y a los requerimientos sociales no tiene nada de maduro. Simplemente es lidiar con lo que hay. A mi personalidad estacionada en la adolescencia la interpreto como que en realidad formé mi verdadera identidad desde muy joven. Siempre me gustaron cosas grandiosas y trascendentes, por eso no tuve que dejar atrás a Limp Bizkit, Papa Roach y a otras cosas así. Good shit surpasses nostalgia. Mi adolescencia no consistió en fads, no se trató de seguir modas o encajar en un grupo. Siempre me he tratado del apasionamiento por las cosas que me gustan y creo que eso es lo que me mantiene joven, disidente y en búsqueda de cosas nuevas y emocionantes que alimenten ese apasionamiento. Eso es lo que me conserva (orgullosamente) adolescente.

Y cuando reconozco ese mismo ímpetu adolescente en la música me lleno de felicidad. No es algo común, mucha música está construida sobre poses, y lugares comunes, por eso lo que hace Sister Ectoplasma me parece entrañable. Sister es una chica de la ciudad donde vivo (León). No conozco mucho de su historia, porque no la frecuento tanto. Sé que tiene 27/28 años. Tiene un rostro conejil y toca la guitarra en su propia banda, con quienes toca canciones que nadie parece entender.

sise02Una vez le dije a Sister Ectoplasma que estaba vestida de 1996. Además de que fue un comentario übercharming de mi parte (y que le encantó, desde luego), también es un adecuado resumen de las intenciones de la Ecto. Ella no es una teen de los noventa. Ella padece esa extraña nostalgia de la generación Z, por la que añoran épocas que no vivieron. A Sister Ectoplasma le gustan los Simpson, Married with Children, Hole, Kittie y otras cosas que hacen parecer que nació diez años tarde.

No tengo idea de cómo opera la banda, pero hasta ahora han publicado un EP y un single en formato digital. Creo que Sister escribe las canciones mientras ve TV en su alcoba y luego la banda completa se encarga de vestirlas. Creo. El resultado es como pop-grunge-emo con un dejo riot-grrrly o una mezcla de cosas noventeras que te recuerdan a todas las bandas eminentemente finiseculares con una frontgirl, como Garbage, Sleeper, Le Tigre, Breeders, pero con más ingenuidad y autenticidad. Sister Ectoplasma is bona fide lo-fi gourmet shit. Es como shoegaze con presupuesto sub-garage; es como unos buenos nachos con queso. Y todo eso que digo es algo bueno.

La cosa con Sister Ectoplasma es que es transparente. Sufre como adolescente porque así siente las cosas y es así como lo expresa. Sus canciones obviamente hablan de chicos, corazones rotos, sexo, baja autoestima, inseguridad, paranoia, celos, más sexo y bueno, ya me entendieron,  cosas de adolescentes, que en realidad son las mismas cosas que nos atormentan después, pero que la sociedad dice quedemos ignorar y conformarnos con un sistema de convencionalismos para regular nuestra conducta (todo eso es mi interpretación, algún día le preguntaré a Sister de qué se tratan realmente sus canciones). ¿Cómo no disfrutar de tan honestos devaneos de una chica que entiende que esas cosas no se superan y sólo se ignoran?

Para mí el lenguaje de la adolescencia es la alineación básica del rock: una guitarra, un bajo y una batería. Con eso basta para expresar el drama, la frustración sexual, la falta de identificación y todas las crisis que nos hacen estar enojados a los diez y seis  años. Y a los veinticinco. Y a los treinta y cuatro… El ímpetu, la intimidad, las texturas adecuadas y una sensibilidad femenina muy cercana son los detalles que hacen que Sister Ectoplasma me resulte un proyecto cautivador. Me gustaría que fueran menos low-key, pero vamos, esa intimidad es clave y no necesariamente es accesible para los de por sí viciados público y escena musical de México. Si a ustedes les gusta sentir esa dramática comezón de la angustia adolescente visiten a Sister Ectoplasma en sister-ectoplasma.bandcamp.com y compren su música. Pueden descargarla sin costo, pero vamos, son canciones hormonales que valen por lo menos un dólar cada una. Y, créanme, su dinero será bien aprovechado en comida chatarra, malteadas y cervezas.

Sister Ectoplasma, no seas incrédula. Nos gusta tu cara, nos gusta tu música.


Leonard, cántanos hasta el final…

Uno no llega a una fiesta y comienza a blastear a todo volumen la música de Leonard Cohen. No. La música de Leonard está reservada para lo íntimo, lo sagrado; las noches de recuerdos, aquellas en que los errores duelen y uno aprende a puntapiés la lección, las noches de nostalgia, de amor, de lujuria y de belleza.

A Leonard se le escucha con los mejores amigos de una vida, como Esteban Cisneros, a quien seguro le duele este día, lo sé porque hemos pasado años juntos y en esos años hablamos mucho de música, porque no hay nada más jodidamente importante que eso, y en esos años muchas de nuestras palabras han sido sobre Suzanne, The Stranger Song y Hallelujah.

A Leonard se le escucha cuando necesitas el consejo de quien ha vivido corazones rotos y corazones llenos de canción. A algunos no les parece que los músicos puedan ser poetas y yo opino que a esos les den por culo. Siempre he creído en decir las cosas de la manera más hermosa que sea posible y si alguna vez mis palabras han sido hermosas es porque lo aprendí de personas de poesía y música como este canadiense de hermosas palabras sobre el mundo, el sexo y el despecho y todo lo bueno y lo malo de este puto mundo. Y es que en ochenta y dos años, ténganlo por seguro, Leonard Cohen le cantó y le escribió a todas las cosas que importan. Y en el Siglo XXI esas canciones no deberían ser una lengua oscura y perdida, deben conocerse y sentirse por todo el mundo.

Y si la despedida es pretexto, pues que sea un gran pretexto para llenar de canción los timelines y los corazones. Que hace falta en estos días, carajo. Hay un Leonard Cohen triste y taciturno, uno violento, ensimismado y rencoroso, uno reflexivo, uno lujurioso y uno esperanzado. El que yo prefiero recordar es el que más me gusta. El que le canta a las mujeres que ha amado y a sus cuerpos, sus momentos sagrados juntos y a la felicidad del futuro. Yo no sé mucho de lo que va la vida, pero si alguien me va a dar consejos sobre eso, que sea este señor.

Música nueva que debes escuchar: Baltic Fleet – The Dear One

Baltic Fleet es el proyecto solista del multi-instrumentista Paul Flemming, de quien sólo sé que fue tecladista provisional de Echo & The Bunnymen. En 2008 inició con Baltic Fleet y se trata de (ugh, allí voy con las etiquetas) algo así como un post-rock frenético/bailable basado en sintetizadores con mucha influencia kraut.

Si ya han escuchado este proyecto sabrán que allí hay una innegable calidad musical, sin embargo, sus anteriores álbumes nunca me capturaron por completo. The Dear One me tuvo moviendo el pie y agitando milimétricamente la cabeza durante todo un día de odisea oficinista.

Hay tres formas de escuchar este álbum a tope:

  1. Con audífonos, en el transporte público mientras ves pasar la ciudad por la ventana.
  2. Con audífonos, ojos cerrados, en soledad, sin hacer nada más.
  3. A volumen estridente en un club con pura gente rara que no sabe bailar, pero que lo hace de todos modos.

Me gustó mucho.

Música nueva que debes escuchar: The Shacks – The Shacks EP

The Shacks es una de esas bandas que aparecen de repente sin que me entere de dónde vienen. Es un pop áspero, perezoso y dramático, casi baladezco, casi de garage, que parece estar todavía sudoroso tras un one night stand con una banda de shoegaze. Regados por todo el disco hay pequeños acentos realmente cursis del pop de décadas pasadas; ciertos estribillos, punteos de guitarra, metales que parecen de música de elevador y redobles de esos que le sobraron a la bandas exageradamente blancas de la década pasada cuando querían sonar juguetonas; pero The Shacks hacen que tanta exageración suene exótica al contrastarla con su frialdad. Coolness y melodrama en la misma canción.

Murió Jean Jaques Perrey y no deberíamos olvidarlo

Acabo de enterarme que murió Jean Jaques Perrey. Seguramente no conoces su nombre, pero sí conoces su obra:

Como habrás descubierto si diste play al video, Perrey fue el músico detrás de The Elephant Never Forgets, la melodía que en México y América Latina conocemos como el tema de El Chavo del Ocho. Claro, este tema es en realidad una especie de “cover” de la Marcha Turca que es parte de una serie de piezas orquestales titulada Las Ruinas de Atenas.

Jean Jaques Perrey fue un músico experimental, pionero de la electrónica, especialmente de los sintetizadores. C’mon, el tipo era amigo de Robert Moog. Antes que Kraftwerk, estuvo Perrey. Los Beastie Boys y hasta House of Pain lo samplearon. Vamos, Jean Jaques Perrey es uno de esos transistores ocultos sin los cuales la música pop contemoporánea no sería lo que es hoy. Si les gusta Air, Daft Punk, Skrillex, Depeche Mode y todo eso, le deben un poco de respeto a este señor, uno de los auténticos protorrobots musicales.

Si quieren saber más sobre Perrey deben leer a Esteban Cisneros en Sonnigetage.